El esmalte en gel está especialmente diseñado para resistir los daños exteriores y mantenerse en buen estado hasta por 2 semanas. Razón por la cual, no es posible retirarlo como un esmalte tradicional. A continuación encontrarás los pasos básicos que necesitas seguir para realizar este proceso sin estropear tus uñas.

Alista todos los implementos necesarios

Para este proceso necesitas  un removedor de esmaltes en gel, los dediles removedores de silicona o en su defecto necesitas bolas de algodón, una lima de uñas, una hoja de papel aluminio, y un bastoncillo de madera.

Lima tus uñas

Frota un poco la lima sobre la superficie de tus uñas para eliminar el brillo. Utiliza la parte más carrasposa de la lima, pero evita excederte para que no se debilite. Asegurate de la uñas con una fina capa de esmalte, que luego vas a retirar con el removedor.

Toma el papel aluminio y el algodón

Para empezar, corta el papel aluminio en cuadrados grandes para para que puedas envolver tus uñas. Luego sumerge las bolas de algodón en el quitaesmalte y coloca una en cada uña, envolviéndolas con el papel aluminio. Deja reposar por 15 minutos y luego retira las envolturas.

Retira el esmalte

Con ayuda del palo de madera empieza a empujar el esmalte desde la parte inferior de tus uñas hasta removerlo por completo. En caso de que te queden varios residuos de esmalte en tus uñas y sean difíciles de quitar, repite el paso anterior.

Hidrata tus uñas

Una vez hayas retirado totalmente el esmalte, sumerge tus uñas en agua tibia, sécalas y aplícate una buena crema, realizando pequeños masajes. Esta manera tus uñas podrán recuperar el brillo y lucirán mucho mejor.

Ahora si lo que quieres es ser más práctica, los dediles y el removedor de esmaltado en gel y acrílico Quick Soak-off, pueden ser una excelente opción para ti. Estos te ayudarán a eliminar el esmalte en gel sin ningún esfuerzo y además protegerán tus uñas de cualquier daño.

Carrito