Sin duda, el esmalte se ha convertido en un elemento esencial para la mujer, pues además de ayudarle a proteger las uñas de daños externos, le permite embellecerlas, y mantenerlas muy fuertes y saludables. No obstante, para mantener unas uñas perfectas no solo necesitas aplicarles esmalte, también necesitas saber utilizar este producto de manera adecuada. Así que echa un vistazo a los tips que aparecen a continuación.

Limpia tus uñas antes de pintarlas

Para empezar, puedes sumergir un poco de algodón en acetona y luego con este envuelve una palillo de naranjo y empieza a empujar la cutícula hacia atrás. Después, lávate las manos muy bien para eliminar los residuos de loción y las células muertas.

Aplícate una capa de base antes del esmalte

De esta manera, evitarás que tus uñas se manchen con el esmalte, y además, al aplicarte la base conseguirás que el esmalte se adhiera con mayor firmeza y tus uñas permanecerán en buen estado por más tiempo. Así mismo, es importante mencionar que la base te ayuda a proteger mucho más las uñas de la descamación y quiebre.

Bate muy bien el esmalte antes de aplicarlo

Esto permitirá que esmalte quede mucho más suave y manejable al momento de pintar las uñas. Aparte, conseguirás que las capas queden un poco más delgadas para que la uña luzca mucho mejor.

Elimina el exceso de esmalte de la brocha

Cuando saques la brocha del esmalte apoyala en el borde, intentando retirar un poco el exceso de esmalte para que no te apliques más de la cuenta. De este modo, no solo evitarás que el esmalte se desperdicie, sino que también evitarás que se derrame mucho esmalte en el contorno de la uña.

Pinta siempre en la misma dirección

En este caso, la mejor opción es pintar desde la base hasta la punta, ya que se puede obtener un mejor acabado y el esmalte no se estropeará con facilidad. Aparte, el hecho de pintar en una sola dirección te permitirá acabar mucho más rápido y obtener mejores resultados.

Deja que se seque la primera capa antes de aplicar la segunda

Si puedes, consigue un esmalte de secado rápido para que no tengas que esperar mucho para aplicarte de nuevo el esmalte. Claro que está que te puedes aplicar máximo 3 capas, pues si te aplicas más, puedes correr el riesgo de que la capa de esmalte quede demasiado gruesa y debas retirarla para volver a pintar.

Carrito

Para que tengas una mejor experiencia en nuestra tienda utilizamos cookies.
Entendido!